Salud: El gobierno quiere derrotar la lucha

Necesitamos volver a las calles y reorganizar la lucha contra la “profesionalización”
El 3 de febrero, la Secretaría de Salud (Ssa) rompió el diálogo con miembros de la Asamblea Intergremial de Enfermería, Trabajadores Sociales y Terapistas Físicos (AIGETT). Con esta política el gobierno desconoce la lucha contra la “profesionalización”, mientras aumenta la represión y carga de trabajo para impedir la reorganización de los trabajadores.

El pretexto del gobierno fue negarse a reconocer la participación de distintos trabajadores de los que acudieron a la mesa del 16 de enero. La Ssa incumplió uno de los primeros acuerdos emanados de una discusión de casi 10 horas, donde se comprometieron a enviar solicitudes a los directivos de los hospitales para que 38 trabajadores pudieran acudir a la cita y faltar a sus labores.
A pesar de que Sebastián García Saisó, director general de Calidad y Educación en Salud, negó dificultar las condiciones para que los trabajadores acudan al diálogo, la realidad es distinta. Con maniobras, los funcionarios de la Ssa vuelven a desconocer a la AIGETT y buscan desgastar la lucha.
Dicen que no habrá represalias, pero levantaron 27 actas administrativas y citaron a audiencias en la Comisión Disciplinaria a enfermeras de la Unidad de Medicina Familiar 170 del IMSS en Puerto Vallarta, Jalisco, luego de su participación en las movilizaciones del 6 y 16 de enero pasados. Ante esta represión las autoridades dicen que actúan legalmente, conforme al contrato colectivo, pero las amenazas contra las compañeras continúan.

Mancera ataca al movimiento para aislar nuestra lucha

El 12 de febrero, marchamos trabajadores de la salud en solidaridad con los pacientes y trabajadores afectados por la explosión en Cuajimalpa y exigimos la renuncia de Armando Ahued, Secretario de Salud del DF. A esta manifestación se incorporaron organizaciones solidarias con la lucha y los familiares de Agustín Gómez, campesino que se inmoló en Chiapas ante la desesperación por buscar la atención de los medios y exigir la liberación de su tío Florentino Gómez Jirón (quien luego de esta acción salió libre, pero aún con cargos).
La AIGETT escuchó el testimonio de esta familia durante la última asamblea y los invitó a participar en la movilización, en un acto solidario porque su voz sea escuchada. Del mismo modo, en todas las movilizaciones han acudido organizaciones solidarias que marchan detrás de nuestros contingentes, entre ellas el MTS y las compañeras de Pan y Rosas, que tenemos compañeros en lucha en el sector salud.
Ahora el jefe de gobierno del DF, Ángel Mancera, ataca al movimiento y dice que hubo acercamientos para entablar un diálogo, pero que “fueron grupos externos quienes comenzaron con las acciones de rechazo.” Esto es mentira, mientras nosotros presentamos un pronunciamiento al GDF y era leído ante la prensa, nuestros compañeros eran rechazados y éramos rodeados por un centenar de policías, que más tarde nos persiguieron varias calles, hasta que disolvimos nuestro mitin.
Mientras el gobierno federal desconoce nuestra lucha y nos reprime, Mancera criminaliza nuestro movimiento y pretende aislarnos para derrotarnos. Esta hostilidad policiaca no logrará dividirnos, al contrario, nos queda claro que los únicos intereses ajenos a los derechos de los trabajadores y la salud son los de Enrique Peña, Mercedes Juan, M. Ángel Mancera, Armando Ahued y los directivos del IMSS, ISSSTE y la Ssa, todos priistas (igual que las burocracias sindicales), ligados a Carlos Salinas y los empresarios.

Exijamos solución de nuestro pliego petitorio
No debemos confiar en que a los funcionarios de la Ssa les interesa resolver nuestro pliego petitorio, el gobierno impuso la “profesionalización” y publicó su convocatoria en el Diario Oficial sin que le importara la opinión de los trabajadores. Su política siempre ha sido desconocer el movimiento, a la AIGETT y reprimir la lucha.
Debemos reconocer que la fuerza de las movilizaciones fue lo que logró que sentáramos a las autoridades en la mesa de diálogo, pero desde entonces hemos enfrentado su intento por derrotarnos.
Es necesario fortalecer esta lucha, volver a salir a las calles y organizarnos en nuestros centros de trabajo para enfrentar la represión. Para fortalecernos y masificar la AIGETT debemos votar delegados democráticamente, que acudan a las reuniones con la discusión previa de todos nuestros compañeros en los hospitales y clínicas. Al mismo tiempo es importante que logremos desarrollar la solidaridad de los derechohabientes con nuestra lucha, al mismo tiempo de incorporar a otros sectores que nos respaldan.
Nuestro objetivo es firme, la lucha contra la profesionalización y la creación de plazas de licenciatura y especialistas de posgrado, y la basificación del personal de enfermería, que es la principal demanda de su pliego petitorio. Hemos señalado que necesitamos basificación y regularización de más de 100 mil trabajadoras del sector salud; cubrir el déficit de plazas (que rebasa los 50 mil puestos de trabajo “congelados”) y la revisión de plazas y el funcionamiento del escalafón para el personal.
Pero además, no olvidamos la tragedia de Cuajimalpa y cómo ha sido utilizada por todos los funcionarios de gobierno, Peña y Mancera, para represtigiarse. Seguimos denunciando las causas de esta tragedia, que son políticas: por indolencia ante su política económica de privatización y falta de presupuesto; mientras lucran y corrompen con los proveedores de servicios en los hospitales, sin garantizar la seguridad de pacientes y trabajadores.
Los trabajadores de la salud organizados en la AIGETT seguimos impulsando esta lucha. Ni las condolencias de Peña ni los homenajes de Mancera, compondrán la imagen criminal del régimen en las desapariciones de Ayotzinapa. Además no olvidamos la impunidad en el caso de la guardería ABC.
Por eso es necesario formar una Comisión Investigadora Independiente, integrada por los familiares de las víctimas, trabajadores del hospital organizados democráticamente y organizaciones independientes de derechos humanos.
Abajo la privatización de la salud. Alto a la precarización de los trabajadores de la salud. Solidaridad con los trabajadores del Hospital Materno Infantil de Cuajimalpa. Abajo los contratos criminales del gobierno y las gaseras.
Responsabilizamos a Peña, Mancera, Mercedes Juan y Armando Ahued, por no garantizar las condiciones de seguridad necesarias en Cuajimalpa. Exigimos la renuncia de Armando Ahued.
Abajo la profesionalización de Mercedes Juan. Alto a la represión a los trabajadores en lucha.
Denunciamos las pésimas condiciones de salud que vivimos millones de mexicanos. Aumento al presupuesto a la salud, con base en el no pago de la deuda externa e impuestos progresivos a las grandes fortunas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s