El trasfondo en el despido al equipo de Aristegui Noticias

Los últimos 6 años, el programa de radio Aristegui Noticias destapó o retomó temas que le costaron la enemistad con instituciones o funcionarios del régimen y con la presidencia.

Sumarse a la iniciativa Mexicoleaks, representó para Carmen Aristegui y su equipo de trabajo, un intento por dar a los ciudadanos la posibilidad de denunciar actos de corrupción, a través de esta plataforma que garantiza el anonimato.

El  grupo MVS disfrazó este hecho de “abuso de confianza”, que ha sido destacado en la prensa internacional y el periodismo crítico del país, como un pretexto con trasfondo político, para sacar del aire a la periodista, a su equipo de investigación y de trabajo, quienes dieron a conocer la existencia de la “Casa blanca” de Angélica Rivera y la red de trata impulsada por Cuauhtémoc Gutiérrez, dirigente del PRI en el DF, desde sus oficinas, bajo anuencia de distintos funcionarios del partido.

Con el despido de los periodistas Daniel Lizárraga e Irving Huerta, primero, y de Carmen Aristegui después, MVS Comunicaciones se llevó una ola de críticas con alcance internacional, al mismo tiempo que cientos de miles de personas indignadas, expresan su repudio a la medida en redes sociales y miles se movilizaron frente a las oficinas de la empresa para entregar más de 170 mil firmas recaudadas en tres días en apoyo a la periodista.

La empatía de un gran auditorio hacia el programa de radio Aristegui Noticias, se desarrolló a la par que los últimos gobiernos panistas y hoy el de Enrique Peña, han cerrado diversos espacios en radio y censurado a decenas de comunicadores, además de casi un centenar de periodistas asesinados y desaparecidos en la última década.

La propia Carmen llegó a MVS luego de su despido en 2008 de W Radio, propiedad de Televisa y Grupo Prisa. Y fue despedida en 2011 por MVS, por cuestionar el probable alcoholismo del entonces presidente Felipe Calderón, aunque la presión social logró reinstalarla. Luego de esto logró permanecer al aire en MVS hasta ahora, y se consolidó como el primer programa de noticias en audiencia de la radio.

Una de las voces más críticas del país

Destacaron sus denuncias de pederastia dentro de la Iglesia Católica mexicana y la cobertura que dio al caso Marcial Maciel y los Legionarios de Cristo, donde evidenció la “tolerancia” de Juan Pablo II y de personajes del gobierno mexicano frente a estos crímenes. Trabajo que derivó en su libro “Historia de un criminal”.

Abordó el encubrimiento de representantes de la Iglesia a curas pederastas, como la Arquidiócesis en San Luis Potosí y el cardenal Norberto Rivera, en los casos de los sacerdotes Eduardo Córdova y Nicolás Aguilar, respectivamente.

Carmen dio voz a múltiples temas, donde destacan: La impunidad en el caso de la guardería ABC, donde murieron quemados 49 niños; la misoginia del ex gobernador priísta Mario Marín, en su reivindicación de la persecución contra la periodista Lydia Cacho; el feminicidio en el Estado de México durante el gobierno de Enrique Peña en la entidad; las negligencias en la construcción de la Línea 12 del metro; la petición al entonces director de la selección nacional, Miguel Herrera, para que condenara las porras homofóbicas que destacaron vergonzosamente durante el Mundial de Fútbol; las consecuencias de la llamada “ley bala” en Puebla y el asesinato policial de un niño de 13 años, aún impunes; el abuso infantil contra 607 niños e internos en el albergue de “Mamá Rosa” en Michoacán; el surgimiento y desarrollo de las guardias comunitarias en Michoacán y la reclusión y tortura de algunos de sus líderes, como Mireles e Hipólito Mora.

Además, el abuso de poder por parte del priista Arturo Montiel, para despojar de sus hijos a su ex esposa Maude Versini; el ataque a la libertad de expresión, contenido en las leyes secundarias de la ley de telecomunicaciones; los cuestionamientos a la reforma fiscal realizados por el cineasta Alfonso Cuarón; la desaparición de los normalistas de Ayotzinapa.

Durante los últimos años, en México se vivieron dos fraudes electorales, la militarización y desapariciones de la “guerra contra el narco”, la extinción de Luz y Fuerza del Centro, la extensión del feminicidio en todo el país, las reformas estructurales, esto entre actos de impunidad como las violaciones por parte de la policía a los manifestantes en Atenco, enmarcado por diversos actos de corrupción y abuso de poder, como la propia Casa Blanca y el caso Cuauhtémoc Gutiérrez.

En este contexto, el mérito de Carmen, ha sido mantener independiente su trabajo periodístico, a diferencia de cientos de comunicadores que vemos a diario, alineados al régimen. Al contrario, fue consolidando un espacio crítico con personalidad propia y fuerza que le dieron sus radioescuchas.

Coincidentemente quienes la escuchan, son parte de ese sector de la población, algunas veces más activa que otras, que se resiste a los planes del régimen y contra las reformas estructurales y hoy exige su derecho a la información sin censura. Por eso en redes sociales se ha convertido en treding topic rápidamente.

Aunque el problema de fondo que enfrentamos tanto Carmen, como todos los mexicanos, es el otorgamiento por parte del Estado de las concesiones de radio y televisión para beneficio y explotación de unas cuantas familias, un tema que debería ser motivo de reflexión de todos ante situaciones como esta.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s